¿Qué es el chakra coronario?

El chakra del corazón o chakra coronario (Anahata) se sitúa en el centro de nuestro pecho, actuando como puente entre los centros energéticos superiores e inferiores. Conecta el reino físico con el espiritual, gobierna nuestras relaciones y posee energía curativa y calmante.

El estado de nuestro chakra del corazón determina el grado de empatía, amor y comprensión que sentimos hacia nosotros mismos y hacia los demás. En consecuencia, el estado de nuestras relaciones revela mucho sobre la condición de este centro energético. Así que descubramos más sobre las hermosas cualidades del chakra Anahata.

El chakra del corazón (Anahata) de un vistazo

¿Qué significa Anahata chakra coronario?

La palabra sánscrita Anahata se traduce vagamente como “no golpeado” o “no herido”, en referencia al concepto védico del sonido no golpeado, el sonido del reino celestial. El chakra del corazón se asocia con un sonido claro y pacífico, que refleja su energía serena. Algunas enseñanzas espirituales afirman que cuando la energía Anahata es alta, se pueden escuchar nuevos sonidos, en particular el sonido no golpeado de una campana o un instrumento de viento.

Ubicación del tercer chakra

A pesar de lo que se pueda imaginar, la ubicación del chakra del corazón no es donde está su corazón físico, es decir, en el lado izquierdo del pecho. En su lugar, se dice que está en el centro del pecho, en línea con el corazón físico. Al igual que los cinco chakras inferiores, el chakra del corazón se encuentra cerca de la columna vertebral.

Elemento del chakra del corazón

Cada uno de los siete chakras primarios está asociado a un elemento. Para el chakra del corazón, es el aire (o Vayu en sánscrito). El aire se relaciona con nuestra respiración y con la energía vital almacenada en los pulmones, cerca del chakra del corazón. Este elemento también está relacionado con el tacto, las emociones y la expansión. Por lo tanto, cuando el chakra del corazón está sano, podemos expresar nuestros sentimientos, abrirnos a los demás y ser más receptivos al tacto.

El color del chakra del corazón

Cada chakra tiene también un color asociado, que se corresponde con los colores del arco iris.

El color del cuarto chakra (y el cuarto color del arco iris) es el verde, que representa el crecimiento, la armonía, el equilibrio, la curación y el amor.

El verde se considera un tono frío y calmante en la psicología del color, ya que su frecuencia tiene longitudes de onda cortas. Simboliza la paz, la naturaleza, la renovación y la salud y evoca un sentimiento de abundancia y generosidad, dos de las principales cualidades del chakra del corazón. Además, las asociaciones negativas de este color incluyen los celos y una actitud sentenciosa, que pueden sentir las personas con los chakras del corazón bloqueados.

El chakra del corazón también tiene cierta asociación con el rosa, el tono del amor. Se dice que algunos cristales rosas, como el cuarzo rosa, son especialmente buenos para equilibrar la energía del chakra del corazón.

Símbolo del chakra Anahata

Cada chakra también tiene un color asociado, todos los cuales se corresponden con los colores del arco iris.

El color del cuarto chakra (y el cuarto color del arco iris) es el verde, que representa el crecimiento, la armonía, el equilibrio, la curación y el amor.

El verde se considera un tono frío y calmante en la psicología del color, ya que su frecuencia tiene longitudes de onda cortas. Simboliza la paz, la naturaleza, la renovación y la salud y evoca un sentimiento de abundancia y generosidad, dos de las principales cualidades del chakra del corazón. Además, las asociaciones negativas de este color incluyen los celos y una actitud sentenciosa, que pueden sentir las personas con los chakras del corazón bloqueados.

El chakra del corazón también tiene cierta asociación con el rosa, el tono del amor. Se dice que algunos cristales rosas, como el cuarzo rosa, son especialmente buenos para equilibrar la energía del chakra del corazón.

Qué papel desempeña el cuarto chakra en nuestra vida
El chakra del corazón es el centro energético que nos permite dar y recibir amor, desempeñando un papel esencial en nuestra felicidad y bienestar. La tradición yóguica enseña que el estado de nuestro cuarto chakra determinará las relaciones que tengamos con nosotros mismos y con los demás.

No sólo gobierna el amor romántico, sino el amor entre la familia, los amigos, los desconocidos y todos los seres vivos. Se cree que cuanto más fuerte sea el chakra del corazón, más amor, compasión y empatía podrá sentir una persona y más gratitud y alegría experimentará. Dado que el chakra del corazón también se asocia con la paz, sugiere que se ganará armonía si se ama y se acepta a sí mismo.

Qué controla el chakra del corazón
Cada chakra está asociado a órganos o sistemas específicos del cuerpo. El chakra del corazón se conecta energéticamente con la glándula del timo, los pulmones, los hombros, la parte superior de la espalda, el corazón y el sistema circulatorio. El chakra del corazón también tiene una conexión con el sentido del tacto, por lo que también puede controlar la salud y el estado de la piel y las manos.

Así, cuando el cuarto chakra está desequilibrado, pueden surgir problemas físicos en cualquiera de estas áreas. Por el contrario, estas partes del cuerpo están sanas cuando la energía del chakra del corazón es alta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad